DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Prurito del Nadador

¿Qué causa el prurito del nadador?

También denominado “clamdigger's itch", el prurito del nadador se origina por el contacto de la piel con cercarias, que son formas larvarias inmaduras del parásito esquistosoma (gusanos platelmintos) presentes en todo el mundo tanto en agua dulce como salada. Los huéspedes intermediarios de los gusanos platelmintos son los caracoles y las aves. Estos gusanos liberan cientos de cercarias microscópicas con colas bífidas en el agua.


La dolencia se contrae cuando una película de agua infestada de cercarias se seca sobre piel expuesta (no cubierta por ropa). Las cercarias penetran la capa externa de la piel, que comienza a picar a los pocos minutos. Al poco tiempo, la piel se enrojece e hincha, con una erupción intensa y, ocasionalmente, urticaria. Durante las siguientes 24 a 48 horas se pueden desarrollar ampollas.


Si no se recibe tratamiento la dolencia puede durar de 1 a 2 semanas. Las personas que han padecido anteriormente prurito del nadador pueden reaccionar más severamente a una nueva exposición, lo que sugiere que la respuesta alérgica puede ser un factor.


El Tratamiento

El prurito del nadador se puede evitar refregando vigorosamente la piel con una toalla inmediatamente después de salir del agua, para evitar que las cercarias puedan penetrar la piel. Una vez originada la reacción, se debe enjuagar levemente la piel con alcohol isopropílico y luego se debe aplicar una capa de loción de calamina. Si la reacción es severa, la persona accidentada debe recibir tratamiento con prednisona oral.

Debido a que la mayor concentración de cercarias se da en aguas someras y cálidas (donde se encuentran los caracoles), los nadadores deben intentar evitar estas zonas.

Para obtener más información sobre lesiones ocasionadas por vida marina, vea el artículo completo “Traumatismo ocasionado por vida marina” por el Dr. en Medicina y Lic. en Ciencias Paul S. Auerbach en el número de Alert Diver de enero/ febrero de 1998.