DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Hernias (Hernia Hiatal Deslizante y Hernia Paraesofágica)

¿Cuál es la diferencia entre una hernia regular, una hernia hiatal deslizante y una hernia paraesofágica? ¿Constituye alguna de ellas una contraindicación para la práctica del buceo?



Una hernia es la protuberancia de una porción de un órgano o tejido a través de una abertura anormal, normalmente en la pared abdominal (en la ingle, o zona inguinal, junto a la arteria que irriga el muslo, a través de una incisión quirúrgica que no se ha curado) o en el diafragma. Las hernias también pueden ser internas, cuando el intestino se introduce a través de una abertura estrecha o bolsa en el peritoneo, el recubrimiento interno del abdomen.

El intestino que se introduce en una hernia puede quedar atrapado, causando una obstrucción o daño en el intestino. Normalmente se recomienda que las hernias se reparen quirúrgicamente.

Durante un ascenso, un segmento de intestino atrapado que contiene gas se expandirá; podría romperse y comprometer el suministro de sangre. Por este motivo, los individuos no deben bucear con una hernia que no haya sido reparada.

En una hernia hiatal, parte del estómago se introduce en la cavidad torácica a través de la abertura esofágica del diafragma. Se pueden distinguir dos tipos principales de hernia, debido a que repercuten de manera diferente sobre la aptitud física para la práctica del buceo.

En una hernia hiatal deslizante, la porción superior del estómago se desliza hacia arriba en el espacio ocupado por el esófago. Esta hernia, presente en un gran porcentaje de adultos estadounidenses, puede causar reflujo gastroesofágico, pero por lo general no se manifiestan síntomas. Una hernia paraesofágica es una protuberancia del estómago a través de una abertura separada del diafragma.

El reflujo gastroesofágico severo debe tratarse antes de bucear, pero una hernia hiatal deslizante no constituye en sí misma una contraindicación para la práctica del buceo. Parte del estómago puede quedar atrapado en una hernia hiatal paraesofágica y puede romperse durante el ascenso. Por lo tanto, una hernia hiatal paraesofágica representa una contraindicación para la práctica del buceo.

Algunas personas que se han sometido a la reparación quirúrgica de una hernia hiatal (una funduplicatura, por ejemplo) pueden padecer el síndrome de dilatación gástrica, que se asocia con la dilatación gástrica del estómago. Se cree que esto sucede debido a la incapacidad de un individuo para expulsar el aire que haya tragado por medio de un eructo. Durante un ascenso, esta dilatación también puede provocar la ruptura gástrica. Normalmente, el síntoma desaparece en pocas semanas. Sin embargo, no se recomienda bucear en los casos en que la dilatación persista.