DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Epilepsia

¿Es posible bucear si se sufre de epilepsia?



Este desorden de la función cerebral causa alteraciones episódicas de la conciencia, denominadas convulsiones epilépticas. Las descargas eléctricas anormales en el cerebro causan estos episodios; pueden ocurrir sin ningún tipo de advertencia, y pueden variar desde una breve pérdida de atención hasta convulsiones violentas y prolongadas. En ocasiones, las personas pueden controlar la enfermedad con medicamentos.

La aptitud física y el buceo

La pérdida del conocimiento o pérdida de la conciencia mientras se está bajo el agua conlleva el riesgo de ahogarse o sufrir un embolismo como consecuencia de un ascenso no controlado. Un estudio realizado sobre automovilistas con epilepsia ha demostrado que una convulsión que ocurre al volante ocasiona un accidente en casi todos los casos, pero no existen pruebas de que el buceo con aire comprimido, con un límite permitido de 130 fsw (pies de agua de mar), aumente el riesgo de sufrir convulsiones epilépticas. La posibilidad de sufrir una convulsión durante una inmersión no es mayor que la probabilidad de que esto ocurra mientras maneja: el riesgo es el mismo. No existen datos útiles que determinen la probabilidad que tienen los buzos de sufrir lesiones.

La doctrina actual entre los médicos expertos en medicina del buceo no recomienda la práctica del buceo a aquellos individuos que padecen epilepsia. Aquellas personas que padecieron epilepsia de niños, que han superado la enfermedad y no han tomado medicamentos por cinco años, aún enfrentan un riesgo apenas mayor de sufrir una convulsión. Para poder tomar una decisión fundada en cuanto a la práctica del buceo, dichos individuos deben discutir el tema con sus médicos personales, familias y compañeros de buceo.

Medicamentos que se utilizan en el tratamiento

Los medicamentos anticonvulsivos actúan directamente sobre el cerebro y pueden interactuar con presiones parciales de nitrógeno. Esto puede ocasionar efectos secundarios inesperados.

Para obtener más información sobre las condiciones que afectan el sistema nervioso central, vea el artículo completo del Dr. Hugh Greer en el número de Alert Diver de mayo/ junio de 1999.