DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Trastorno por Déficit de Atención (ADD)

Mi hijo tiene un trastorno de déficit de atención. Está controlado sin medicamentos, pero aun así no estoy segura que el buceo no represente algún riesgo para él. ¿Cuál es su opinión?



Este desorden neurológico, que normalmente se detecta durante los primeros años de vida, se manifiesta como una incapacidad para concentrarse o mantener la atención. Puede manifestarse acompañado de hiperactividad física o no. El TDA es una causa importante (aunque sobrediagnosticada) de los problemas de aprendizaje. Normalmente, el problema mejora con los años.

La aptitud física y el buceo

En el peor de los casos, el TDA puede ser lo suficientemente severo como para impedir que un posible estudiante aprenda las simples habilidades necesarias para la práctica de un buceo seguro. En muchas situaciones esto puede representar un riesgo, por ejemplo cuando se maneja o se practica buceo con aire comprimido. Sin embargo, el TDA por lo general no es tan grave. La mejor manera de evaluar la aptitud física para la práctica del buceo es considerar el desempeño social, escolar, atlético y laboral. Tenga en cuenta que debido a que muchos pacientes con TDA toman medicamentos, estos deben considerar el posible impacto de dichos medicamentos sobre el buceo.

Es necesario revisar el caso de cada candidato en particular para determinar si un individuo cuenta con las habilidades físicas y mentales necesarias para manejar el estrés de las actividades subacuáticas. Además, el buceo es una actividad que se practica junto con un compañero y que supone que un buzo será capaz de rescatar tanto a su compañero como a sí mismo en una situación de emergencia.

Medicamentos que se utilizan en el tratamiento

No se han realizado pruebas para determinar la interrelación entre las altas presiones parciales de nitrógeno y los medicamentos que se utilizan para tratar el trastorno de déficit de atención. En la actualidad se utilizan dos medicamentos, Ritalin® (metilfenidato) y Dexedrine® (dextroanfetamina). Ambos son estimulantes persistentes que dejan a la mayoría de los adultos “excitados”. Sin embargo, a menudo tienen un efecto calmante y algo paradójico sobre los niños que padecen un trastorno de déficit de atención. Este efecto deseable se hace menos evidente a medida que los niños crecen.

Para obtener más información sobre las condiciones que afectan el sistema nervioso central, vea el artículo completo del Dr. Hugh Greer en el número de Alert Diver de mayo/ junio de 1999.