DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Lesiones del oído durante la práctica del buceo



Soy una persona saludable pero he tenido algunos problemas para compensar mis oídos porque tengo la nariz fracturada y el tabique desviado. Recientemente he practicado buceo y tuve algunos problemas para compensar mis oídos durante las inmersiones. También tenía congestión sinusal causada por un resfrío.

Al emerger después de la última inmersión mis oídos parecían estar tapados (como si tuvieran algodón) y las voces parecían apagadas. Comencé a tomar descongestivos. Los medicamentos ayudaron, pero a medida que mejoraba la sensación de presión o bloqueo noté un zumbido en mis oídos.

Consulté a un médico otorrinolaringólogo que me recetó un medicamento con esteroides y un descongestivo fuerte. Siempre he tenido una audición excelente, pero un estudio reciente demostró que sufría pérdida de la audición moderada a severa en ambos oídos. Los médicos me dijeron que el zumbido podía ser permanente y que debía dejar de practicar buceo con aire comprimido, pero claro, ellos no son buzos. ¿Puedo continuar con la práctica del buceo aún teniendo el zumbido en mis oídos?



Su médico probablemente tenga razón: debería considerar abandonar la práctica del buceo. Los barotraumas de los senos paranasales y del oído medio son las lesiones más comunes relacionadas con el buceo. Las lesiones en las paredes del tejido blando de esos espacios aéreos del cuerpo representan un problema en el buceo con aire comprimido debido a que el volumen de gas cambia a medida que se asciende o desciende. No compensar adecuadamente los oídos puede provocar este tipo de lesiones y es el factor que más contribuye a sufrirlas.

Otros factores que influyen son un historial de sinusitis, alergias e infecciones óticas infantiles. Cualquier irritación o infección crónica puede dañar las paredes del tejido blando (membrana mucosa) de los senos paranasales y especialmente la trompa de Eustaquio, que conecta el oído medio con la faringe. El tabique desviado también puede causar dificultad para compensar los oídos. Los buzos que siguen descendiendo a pesar de no poder compensar los oídos se arriesgan a sufrir varias consecuencias: dolor, acumulación de fluido (Otopatía Serosa) y hemorragia en la cavidad, ya sea de los senos paranasales o de los oídos. La infección en el oído medio provocada por el fluido puede perdurar, lo que representa una de las posibles causas de la pérdida de audición. También puede presentarse ruptura del tímpano y daños más serios en las pequeñas membranas del oído interno: las ventanas redonda u oval.

Aunque estas estructuras puedan sanar de manera espontánea, y se puedan reparar quirúrgicamente, se puede sufrir pérdida de audición permanente. Los medicamentos de venta libre que se usan para combatir los síntomas de congestión pueden ser muy efectivos para algunos buzos y pueden ayudar en la compensación de la presión. Sin embargo, la membrana mucosa puede no recuperarse por completo durante varias semanas después de que aparecen los primeros síntomas de una infección viral o resfrío; es por eso que DAN aconseja que los buzos no realicen inmersiones si tienen síntomas de resfrío.
Cuando se presenta un caso de barotrauma del oído medio, es común que el buzo tenga una sensación de presión o plenitud en el oído y que sufra pérdida de la audición. El zumbido en los oídos (tinnitus) representa la estimulación de las fibras nerviosas responsables de interpretar el sonido. En su caso, un episodio similar de barotrauma puede ocasionar más daños y una pérdida mayor de la audición. Su médico probablemente piense que no vale la pena correr dicho riesgo, por lo que usted deberá considerar si sufrir la pérdida permanente de un determinado nivel de audición es un riesgo aceptable para usted. DAN recomienda que el buzo espere hasta que los síntomas de las enfermedades virales y del resfrío hayan desaparecido por completo antes de planear una inmersión. Aunque los medicamentos descongestivos pueden servir para salvar unas vacaciones de buceo si se presentan síntomas leves, no previenen necesariamente el barotrauma grave de oído o de los senos paranasales. Si no puede compensar la presión de las cavidades del oído medio o de los senos paranasales, no debería continuar con el descenso.
Consejo de seguridad de DAN: Siempre es bueno “compensar previamente” antes de sumergirse: presione las narinas y trague para ver si puede obtener la liberación de aire característica.