DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Embarazo

Recientemente me enteré que estoy embarazada. ¿Debo dejar de bucear?

Aptitud física para el buceo

No hay mucha información científica disponible en lo que concierne a la práctica del buceo durante el embarazo. Muchas de las pruebas disponibles son anecdóticas. Los estudios de laboratorio disponibles son únicamente investigaciones sobre animales y los resultados son contradictorios. Se han realizado algunos cuestionarios del tipo retrospectivo pero se encuentran limitados por la interpretación de datos.

Un tema que se debe tener en cuenta es el riesgo que corre la madre de sufrir una enfermedad disbárica debido a los cambios fisiológicos que tienen lugar durante el embarazo. Durante el embarazo, se altera la distribución de los fluidos corporales de la madre y esta redistribución disminuye el intercambio de gases disueltos en la circulación central. En teoría, estos fluidos pueden ser una fuente de retención de nitrógeno. La retención de fluidos durante el embarazo también puede causar inflamación nasofaríngea, que puede ocasionar la congestión de la nariz y los oídos. En lo que respecta a la práctica del buceo, esto puede aumentar el riesgo de una mujer embarazada de sufrir un “squeeze” o apretón ótico o sinusal. Las mujeres embarazadas que sufren de náuseas matutinas, que luego pueden presentarse junto con los mareos a causa del movimiento de balanceo de una embarcación, pueden experimentar náuseas y vómitos durante una inmersión. Se trata de una experiencia desagradable y puede causar problemas más graves si la mujer entra en pánico.

Debido a que hay poca información disponible y que se sabe poco sobre los efectos del buceo sobre un feto, la práctica del buceo aumenta el riesgo de sufrir una lesión durante el embarazo. Hay una incidencia inicial de lesiones, incluidos los casos de enfermedad disbárica en el buceo. En los casos en que la madre se deba someter a un tratamiento de recompresión, se deberán tener en cuenta los efectos que éste podría tener sobre el feto.


Factores adicionales

Éste es un resumen de los estudios disponibles sobre el buceo durante el embarazo:

Consecuencias de la práctica del buceo durante el embarazo


  1. Sondeo Bangasser 1978; no hubo un aumento de los defectos

  2. Sondeo Bolton 1980; de 109 mujeres que buceaban antes del embarazo, 69 suspendieron la práctica del buceo durante el embarazo, y se registró un índice de defectos más alto en los grupos de mujeres que continuaron buceando, incluidas dos anomalías cardiacas importantes, múltiples hemivertebrados, ausencia de manos, DTV, coartación de la aorta, estenosis pilórica y marcas de nacimiento; no se registraron defectos importantes en el grupo que suspendió la actividad (pero no fueron mayores que en la población general y pueden haber sido influenciados por el retiro previo)

  3. Informe del caso Turner 1982

    • veinte inmersiones en 15 días, 40-50 días después del último período menstrual
    • a mayoría a menos de 60 pies, tres inmersiones a 100 pies, una a 110; un ascenso relativamente rápido desde los 60 pies, tres inmersiones a 100 pies, una a 110; un ascenso relativamente rápido desde los 60 pies.
    • asimismo, se tomó Sudafed
    • múltiples anomalías
    • circunferencia del cráneo normal, desarrollo normal, análisis cromosómico, electromiografía y biopsia muscular normales
    • mecanismo de lesiones por EDC; embolismo fetal o formación de burbujas

      Se debe recomendar que:
    • un informe anecdótico no origina un síndrome o una enfermedad


  4. Sondeo Fife 1991; 1037 mujeres buzos; sólo el 1,4 por ciento buceó durante el embarazo


      Los estudios de EDC durante el embarazo sobre animales también evidenciaron un aumento de malformaciones cardiacas. Si una mujer bucea durante el primer trimestre de embarazo antes de que se le informe sobre su estado, teniendo en cuenta la cantidad muy limitada de publicaciones y experiencia que hay disponibles, sugiero que se realice un ultrasonido (sonograma) en el segundo trimestre en el que se controle principalmente el desarrollo de las extremidades y la columna vertebral y se analicen en detalle las estructuras cardiacas y la configuración de los grandes vasos que rodean el corazón, como ser la aorta, las arterias pulmonares, etc.