DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

La Hemofilia y el Buceo

Los riesgos de practicar buceo cuando se padece hemofilia. Recientemente trabajé con un turista adulto que quería realizar un curso de “Buceo de Descubrimiento” mientras se encontraba de vacaciones en la isla. Incluyó la hemofilia en su formulario de control médico para la práctica del buceo. ¿No es el buceo con aire comprimido una contraindicación para aquellas personas que sufren de hemofilia?

La hemofilia es un desorden hereditario de la coagulación de la sangre, que puede ser desde un problema muy grave hasta un trastorno sanguíneo relativamente leve y controlable. Los individuos que se encuentran en gran riesgo de sufrir una hemorragia no serían buenos candidatos para la práctica del buceo por diversas razones. Los estudiantes de buceo que padecen hemofilia están en mayor riesgo de sufrir un barotrauma pulmonar, de los senos paranasales y del oído medio. Mientras que el “squeeze” o apretón del oído o los senos paranasales puede producir una pequeña hemorragia sin importancia en una persona con una coagulación normal, dicha hemorragia podría ser grave en una persona con hemofilia. Asimismo, ciertos tipos de enfermedad disbárica (ED) pueden causar hemorragias. La ED de la columna vertebral o espina dorsal puede causar hemorragias en la columna misma, y la enfermedad por descompresión del oído interno puede provocar hemorragias en los órganos responsables de la audición (cóclea) y el equilibrio (aparato vestibular, o canales semicirculares). Se desconoce cuál es la respuesta a la terapia después de una hemorragia en una persona que padece un trastorno de la coagulación de la sangre.

Por último, muchos hemofílicos han sufrido hemorragias recurrentes hacia las articulaciones, lo que produjo dolor y daño articular. En dichos individuos, el dolor como consecuencia de la hemorragia puede ser difícil de distinguir del dolor ocasionado por la ED. Los individuos que estén bien informados en cuanto a su trastorno y que se hayan sometido a un tratamiento adecuado para minimizar las hemorragias probablemente puedan bucear. De todos modos, deben utilizar perfiles prudentes, poder compensar las presiones del oído medio y los senos paranasales, y conocer los posibles riesgos de sufrir una hemorragia en dichas áreas. Una gran preocupación es que muchos puntos de buceo muy frecuentados se encuentran en lugares remotos donde puede que no haya un nivel apropiado de asistencia médica. Las personas que padecen cualquier tipo de enfermedad crónica que requiera medicamentos específicos no siempre pueden confiar en los centros médicos locales. Si padece una enfermedad crónica, debe tener un plan para casos de emergencia antes de bucear en un lugar remoto. Un futuro buzo que sufre de hemofilia debe ser evaluado por un médico teniendo en cuenta estas cuestiones específicas.