DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Hepatitis

Hace unos años contraje hepatitis. Fuera de esa afección, soy una persona saludable y me gustaría aprender a bucear. ¿Qué posibilidades tengo?



Condición: Hepatitis A – anteriormente conocida como hepatitis infecciosa, es la más común en niños de países en vías de desarrollo, pero con frecuencia se manifiesta en adultos de occidente.

Hepatitis B – anteriormente conocida como hepatitis del suero, es la forma de hepatitis más común, con 300 millones de portadores en el mundo y un cálculo aproximado de 1,2 millones de portadores en los Estados Unidos de América.

Hepatitis C – anteriormente conocida como hepatitis no A, no B. Más de 3,9 millones de estadounidenses son portadores del virus.

Hepatitis D – anteriormente conocida como hepatitis delta, se encuentra principalmente en individuos que utilizan drogas intravenosas y que son portadores del virus de la hepatitis B, necesario para que la hepatitis D se propague.

Hepatitis E – anteriormente conocida como hepatitis entérica o epidémica no A, no B, sus síntomas son similares a los de la hepatitis A. Es causada por un virus que se encuentra comúnmente en la zona del Océano Índico, África y en países subdesarrollados.

Se sabe poco sobre los otros tres, y posiblemente cinco, virus que se han identificado recientemente. Otros virus, especialmente los miembros de la familia del virus del herpes, incluido el virus del herpes simple oral, el virus de la varicela, el virus de la mononucleosis infecciosa (CMV), y otros, pueden afectar el hígado.

Los tipos no virales de hepatitis pueden ser causados por drogas o químicos, tales como el alcohol, o procesos autoinmunes. La hepatitis alcohólica tarda en manifestarse pero a menudo es fatal y no puede revertirse a menos que se lleve a cabo un transplante. Algunos parásitos y bacterias también pueden causar hepatitis como efecto secundario.

Alrededor de 26.000 estadounidenses mueren cada año tras padecer enfermedades hepáticas crónicas y cirrosis. En 1993 se produjeron 51.532 muertes por enfermedades hepáticas y biliares, convirtiendo a la hepatitis en la séptima enfermedad principal que causa la muerte. Se estima que aproximadamente entre el 75 y el 80 por ciento de los casos de cirrosis podrían prevenirse si se eliminara el abuso de alcohol.

En 1994, alrededor de 33.200 personas se infectaron con el virus de la hepatitis C (VHC). Existen alrededor de 3,9 millones de personas con hepatitis C crónica, y aproximadamente 12.000 mueren a causa de la enfermedad cada año. Los CDC (Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades) calculan que la cantidad de muertes por año como consecuencia de la hepatitis C aumentará a 38.000 para 2010. La hepatitis B es la causa de 5.000 muertes cada año: 3.000 a 4.000 por cirrosis, 1.000 a 1.500 por cáncer de hígado y 350 a 450 por hepatitis fulminante o severa.

La aptitud física y el buceo: Estas enfermedades son graves y su contagiosidad es variable. La hepatitis A y la hepatitis E pueden contagiarse por vía fecal-oral o a través del agua. La vía oral puede transmitir hepatitis B. El virus puede transmitirse a través de la saliva. Los síntomas más comunes son fatiga, fiebre leve, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, pérdida del apetito, dolor abdominal leve y, en ocasiones, diarrea. Muchos casos no se diagnostican debido a que los síntomas sugieren una enfermedad que se asemeja a la gripe o pueden ser muy leves o no manifestarse. Como resultado, los individuos con hepatitis activa aguda o crónica no deben bucear.

Medicamentos que se utilizan en el tratamiento: Hasta hace un tiempo, no existía tratamiento alguno para la hepatitis. El interferon alfa-2b produce una remisión de la enfermedad en aproximadamente el 30 o 40 por ciento de las personas con hepatitis B crónica y en alrededor del 20 o 25 por ciento de aquellos que padecen hepatitis C. Sin embargo, una vez que los individuos dejan de tomar el medicamento, entre el 50 y el 80 por ciento de ellos sufren una recaída. El virus desaparece por completo sólo en el 10 por ciento de los casos de hepatitis B.

La Administración de Alimentos y Medicamentos aún está considerando la posibilidad de usar el ribavirin como medicamento para el tratamiento de la hepatitis C. Sin embargo, existen diversas vacunas disponibles para prevenir la hepatitis B. Todas son seguras y eficaces, y aparentemente previenen la infección si se aplican pocos días después de la exposición.

Algunos tipos de cirrosis pueden tratarse, pero por lo general no existe ninguna cura. A esta altura, el tratamiento es principalmente de apoyo y puede incluir una dieta estricta, diuréticos, vitaminas y abstinencia de alcohol.

Información adicional: Los siguientes sitios web tienen excelente información con la que se realizó este resumen, en particular:

  • The American Liver Foundation (La Fundación Americana del Hígado)-- http://gi.ucsf.edu/alf.html

  • La red canadiense de información sobre hepatitis -- www.hepnet.com/