DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Malestares y dolores

Hace un mes realicé un par de inmersiones. La primera fue a 27 metros/ 90 pies durante 20 minutos, y la segunda fue a 11 metros/ 36 pies durante 35 minutos. Me mantuve dentro de los parámetros de seguridad que me indicó la computadora, no realizamos una parada de seguridad, y puede que haya realizado un ascenso un poco rápido. Estuve bien durante los primeros cuatros días después de la inmersión, y luego comencé a sentir un dolor agudo en el codo. El dolor se hace presente solo cuando utilizo el brazo. Cuando roto el antebrazo o flexiono el brazo, siento un dolor sordo. ¿Esto puede relacionarse de algún modo con mis inmersiones?



Si durante cuatro días no se presentaron síntomas es poco probable que los síntomas subsiguientes estén relacionados con la enfermedad disbárica o con la inmersión que realizó. El nitrógeno que se absorbe durante las inmersiones debe seguir la fisiología de las leyes básicas de los gases: no puede permanecer en los tejidos corporales una vez que la presión parcial del nitrógeno en el aire del ambiente que respiramos se equipara con las presiones a nivel del mar.

Si bien el nitrógeno sale del cuerpo de modo mucho más lento del que ingresa, aún así debe salir. Después de bucear, debería alcanzar un equilibrio con el nitrógeno en el ambiente dentro de las 24 horas. Si el dolor solo ocurre cuando se mueve alguna articulación, es más probable que la lesión esté relacionada con un esfuerzo o daño musculoesquelético. El dolor que por lo general se asocia con la enfermedad disbárica no se ve afectado por el movimiento o la falta de movimiento, usualmente se mantiene constante.

La capacidad de reproducir el síntoma con el movimiento indica una lesión por tensión o por movimiento repetitivo. Si no consultó a su médico personal sería aconsejable que lo haga. Todo síntoma de lesión que dure más de un mes constituye una preocupación para la salud. Se recomienda realizar una terapia adecuada para evitar lesiones permanentes.