DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Actividad Física y la Enfermedad por Descompresión (EDC)

¿Hay algún problema si entreno antes o después de ir a bucear? Disfruto mucho de bucear, pero estoy entrenando y no me quiero perder un entrenamiento.



La absorción y eliminación de nitrógeno es principalmente una cuestión de temperatura y circulación. El intercambio de gas funciona muy bien a una temperatura constante. Después de bucear, cuando los tejidos del cuerpo se han cargado de nitrógeno, realizar actividades como correr, levantar pesas o un entrenamiento duro puede alterar el equilibrio gaseoso interno. Es decir que para realizar ejercicio después de bucear se debe dar el tiempo necesario para que los niveles de nitrógeno bajen, disminuyendo la posibilidad de formación de burbujas en los tejidos. Siempre se debe comenzar una inmersión bien descansado, con los músculos relajados y no requiriendo más oxígeno y flujo sanguíneo.

El ejercicio antes de bucear puede ser lo más seguro. Todos ingresamos al agua con una temperatura cálida y asimilamos nitrógeno a una velocidad similar. Una vez en el agua comenzamos a enfriarnos, comienza la vasoconstricción y disminuye la asimilación de nitrógeno. Eso significa que después de bucear aún estamos con una temperatura normal y no estamos eliminando gas como podría predecir un modelo matemático. Esto aparentaría favorecer una inmersión después de realizar ejercicio. En la década del 90, un estudio de altitud realizado por el Dr. Mike Powel estableció que si se esperaban 2 horas antes de ir a un lugar elevado después de realizar una serie de sentadillas profundas, la cantidad de burbujas detectadas por Doppler producidas en la altura caía a un nivel casi inexistente después de una espera de dos horas.

Si bien no hay una respuesta definitiva, una espera de dos horas se podría considerar la espera mínima de referencia para bucear después de realizar ejercicio. Una sugerencia más prudente sería cuatro horas para permitir que el cuerpo se enfríe y descanse antes de someterse a una exposición al nitrógeno.

Recuerde rehidratarse después del ejercicio. Si bien la deshidratación no causa una enfermedad disbárica, una mayor pérdida de fluidos disminuye su capacidad de eliminar gases, por lo tanto, asegúrese de contar con abundante agua durante los días de buceo y ejercicio.