DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Volver a bucear después de una Enfermedad Disbárica (ED)



Recientemente recibí tratamiento por una enfermedad disbárica (ED) después de dos días de bucear. En mi último día de buceo, realicé dos inmersiones a 12-15 metros/ 40-50 pies por no más de 35 minutos cada una. El intervalo en superficie entre inmersiones fue al menos de una hora y media entre las dos primeras inmersiones y de tres horas antes de mi inmersión final con una profundidad de 24 metros/ 80 pies. Durante el ascenso en mi inmersión final se me desprendió el cinturón de lastre, y experimenté un ascenso rápido desde los 13 metros/ 45 pies. Culminé mi inmersión a las 8:45 p.m. A la mañana siguiente, a eso de las 10, sentí un dolor que bajaba por mi brazo hasta el codo, seguido de entumecimiento y hormigueo. Supe que eran síntomas de ED, y me sometí a una evaluación y un tratamiento médico esa misma tarde. Mis síntomas han desaparecido completamente con la excepción de un dolor, como una contusión o magulladura, en el codo. Deseo regresar a la actividad de buceo después de consultar a mi médico local.

¿Cuál es la recomendación actual para regresar al buceo después de sufrir una ED?



Uno de los aspectos más difíciles al que se someten los buzos es admitir que los síntomas que sufren son el resultado de una ED. Hizo lo correcto al buscar evaluación y tratamiento inmediato.

Los buzos por lo general adoptan una actitud de “esperar y ver” antes de aceptar la realidad de la enfermedad disbárica. En algunos casos, esta demora en recibir tratamiento puede afectar el resultado. En el informe más reciente de DAN sobre Enfermedad disbárica y muertes en el buceo: edición del año 2000, el 50 por ciento de los buzos accidentados analizados recibió tratamiento dentro de las primeras 20 horas de haber manifestado los síntomas. Cada año, varios cientos de miembros DAN reciben tratamiento por ED.

Con respecto a volver a bucear después de la ED, el consejo varía: depende de los síntomas específicos que haya manifestado un buzo, y su duración. Sólo el 70 por ciento de los buzos accidentados se recuperan inmediata y completamente; el 30 por ciento continuará sintiendo alivio ya sea parcial o pasajero, desde algunos días a algunas semanas después del tratamiento.

La respuesta al tratamiento depende de la severidad de los síntomas y el retraso en la recompresión. La mayoría de los síntomas residuales leves, que por lo general se deben a una inflamación, se resolverán algunos días o semanas después del accidente. Ocasionalmente, el dolor persistente puede deberse a un infarto óseo (es decir, la obstrucción de un vaso sanguíneo que irriga a una porción del hueso). Si la porción involucrada incluye parte de una articulación, por lo general se recomienda no volver a bucear.

Si bien la política de “regreso al buceo” de la Marina de los Estados Unidos de América no fue escrita para buzos deportivos, nos brinda las siguientes pautas para considerar (las recomendaciones específicas de la política de la Marina de los Estados Unidos de América están entre comillas):



  1. “Los buzos con casos de ED sin complicaciones, sólo dolor, y cuyos síntomas desaparezcan por completo después de 10 minutos de respirar oxígeno a 18 metros/ 60 pies pueden volver a bucear después de 48 horas de no presentar síntomas”. Probablemente esto sea demasiado agresivo para el buceo deportivo. Para los buzos deportivos usualmente se recomiendan dos a cuatro semanas sin síntomas.

  2. “La Marina permite una espera de dos semanas antes de volver a bucear para los casos de ED sin complicaciones, en los que sólo se haya manifestado dolor, en que los buzos han obtenido resultados completamente normales en un examen neurológico antes de la recompresión y cuyos síntomas no tardaron más de 10 minutos en desaparecer”. Esto puede ser demasiado pronto para los buzos deportivos, que pueden regresar al buceo sucesivo en múltiples días. Una espera mínima de cuatro semanas es una opción más prudente.

  3. “Si los buzos sufrieron síntomas cardiorespiratorios o neurológicos como debilidad o entumecimiento, la Marina recomienda un período de espera de cuatro semanas”. Para los buzos deportivos puede ser más adecuado esperar un período mínimo de seis semanas sin presentar síntomas.

  4. “En los casos más complicados de ED, en que los síntomas parecen resistir el tratamiento o que requieren tablas de tratamientos prolongados como la Tabla 4 o la Tabla 7, la Marina requiere un descanso mínimo del buceo de tres meses. Se podrá volver a bucear sólo después de una revisión completa realizada por el oficial experto en medicina del buceo”. Para los buzos deportivos con una ED grave, sería apropiado dejar el buceo definitivamente. Como mínimo, los buzos deportivos deben tomarse un descanso del buceo de por lo menos seis meses, seguidos de un examen completo por un médico especialista en medicina del buceo.


El mejor consejo para los buzos deportivos que desean bucear después de haber tenido una ED es el siguiente:

  • Wait until you have been free of symptoms for four weeks;

  • • Esperar a que pasen cuatro semanas libre de síntomas; y
    • buscar la evaluación de un médico para determinar si existe una predisposición a la enfermedad disbárica.


Recuerde, usted bucea para divertirse y entretenerse, cumpla con las pautas de seguridad para poder disfrutar del buceo durante muchos años más.

  • Con informes del Dr. Ed Thalmann