DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Buceo en Altitud

Vivir bajo el nivel del mar y bucear sobre el nivel del mar

Soy el oficial experto en medicina para el Peace Corps (Cuerpos de Paz) en Jordania. Si bien no soy buzo, muchos voluntarios y personal del Cuerpo de Paz bucean en Aqaba, en el Mar Rojo, el extremo más austral del país. Debido a la diferencia en altura entre Aqaba y Amman, se les aconseja a los buzos que pasen la noche en Aqaba para de ese modo evitar la enfermedad por descompresión o bends. Uno de los voluntarios vive en un pueblo en el extremo sur del Mar Muerto, a unos 365 metros ( 1.197 pies) bajo el nivel del mar. Este joven de 29 años es buzo y goza de buena salud. Mis preguntas son:

  1. ¿Cuáles son los efectos colaterales a largo plazo de vivir un período considerable (dos años) a unos 350 metros bajo el nivel del mar?

  2. ¿Esta persona debe tomar alguna precaución antes de bucear en el Mar Rojo en Aqaba?

  3. Si por algún motivo se lo debe trasladar de Jordania con MedEvac, ¿existe algún período durante el cual no pueda volar?




  • No existen pruebas que determinen que vivir bajo el nivel del mar, al menos a tan poca profundidad relativa, traiga aparejado algún efecto nocivo. La presión barométrica en la superficie del Mar Muerto ronda los 800mmHg (la presión atmosférica normal es de 760mmHg). Vivir bajo el agua durante largos períodos, como lo hacen los buzos expuestos a inmersiones de saturación en hábitats subacuáticos (por ejemplo, Terktite II a 15 metros/ 50 pies, o 1.150 mmHg), puede traer muchos efectos colaterales, que varían desde la enfermedad disbárica hasta la osteonecrosis disbárica (muerte de porciones de los huesos largos en el cuerpo en una proporción de aquellos expuestos al aumento de la presión). Los peligros de vivir en el Mar Muerto radican más en la exposición al sol y a la extrema salinidad del agua.

  • El joven debe considerar que está buceando en altura en el Mar Rojo en Aqaba (cuando va allí desde su hogar bajo el nivel del mar); esta es la respuesta teórica a la pregunta ya que no existen datos para respaldar la siguiente propuesta. Las tablas estándar fueron diseñadas sólo para las inmersiones a nivel del mar. El concepto de Profundidad Teórica del Océano (TOD por sus siglas en inglés) fue sugerido por NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) para tratar el tema de bucear en altura. NOAA examinó las diferencias en las presiones barométricas a diversas alturas y recalculó las tablas de buceo sobre la base de la nueva profundidad del agua equivalente, tanto para agua dulce como salada. Este cálculo convertido para el Mar Muerto agregaría un metro (tres pies) a todas las inmersiones. A su vez, esto significa que debería contar cada inmersión como si tuviera una parada más de profundidad. Las tablas de la Marina de los Estados Unidos de América de hecho recomiendan que no se realicen alteraciones para las inmersiones a altitudes menores a 701 metros/ 2.300 pies. Algunas pocas computadoras u ordenadores de buceo utilizan la corrección Buhlmann para la altitud, utilizando el mismo principio que el TOD. Desafortunadamente, como toman un punto de partida al nivel del mar, harían un cálculo incorrecto para este buzo en particular.

  • Los resultados de las investigaciones preliminares de DAN indican que esperar para volar o ir hacia un lugar elevado después de bucear requiere al menos una espera de 12 horas después de una única inmersión sin paradas y un intervalo en superficie prolongado de más de 12 horas después de inmersiones múltiples en un mismo día antes de volar. Si el buzo desarrolló síntomas de la enfermedad disbárica y requirió evacuación médica, no debería haber problema si el avión puede presurizar la cabina a 800mmHg. En el caso extremo de que el buzo deba ser transportado sobre una montaña o alguna otra elevación para llegar a una aeronave MedEvac, se le debe administrar oxígeno al 100 por ciento durante el viaje para evitar o disminuir todo efecto que la altitud pueda tener sobre los síntomas de la enfermedad disbárica.