DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Volver a bucear luego de una Enfermedad Disbárica (ED)



Hace seis semanas recibí ocho tratamientos en cámara hiperbárica por una enfermedad por descompresión. Estaba en buen estado físico, y nunca antes había tenido una lesión de importancia. Sentí un entumecimiento y un hormigueo en mi brazo, mano, pierna y pie izquierdos. Todo comenzó alrededor de una hora después de mi inmersión, y me sentí muy débil y extremadamente fatigado. Consulté a mi médico local y recibí tratamiento en cámara hiperbárica unas cuatro horas después de que comenzaron mis síntomas. Antes de regresar a mi hogar en los Estados Unidos de América, y cuatro días después de mi último tratamiento, todos los síntomas habían desaparecido.

En las últimas dos semanas he sentido que la sensación de hormigueo en mi brazo y pié izquierdos ha regresado levemente. Es intermitente, pero nunca desaparece por completo. ¿Es esto un efecto colateral normal de una enfermedad por descompresión; debería prolongar mi tratamiento en cámara hiperbárica?



De acuerdo con el Informe de DAN de 1992 sobre Accidentes y muertes en el buceo, más del 50 por ciento de todos los casos de enfermedad disbárica que fueron tratados con oxígeno en cámara hiperbárica fueron exitosos y no presentaron síntomas residuales. Los demás casos presentaron algunos síntomas o dolores neurológicos por varios días o semanas después de completada la terapia en cámara hiperbárica. En promedio, el 16 por ciento de los buzos accidentados seguirán presentando síntomas hasta tres meses después de haber recibido el tratamiento.

Los síntomas originales en ocasiones se vuelven a presentar durante este período de recuperación de tres meses. Algunos buzos han informado la recurrencia de los síntomas después de varios días de mucho trabajo o estudio, de períodos en los que durmieron poco, estuvieron sentados mucho tiempo en la misma posición, o ingirieron grandes cantidades de alcohol. El síntoma mencionado con más frecuencia es el entumecimiento y el hormigueo.

Por lo general, puede haber recurrencia de los síntomas, pero eso no es necesariamente normal. Está relacionado más que nada con la gravedad de la lesión original. Hay tres temas importantes a tener en cuenta con respecto a la recuperación de la enfermedad disbárica.

En muchos casos de enfermedad disbárica, la respuesta a la terapia se relaciona con el tiempo transcurrido entre la aparición de los síntomas y la recompresión en la cámara.

Los buzos deben hacer todo lo posible para asegurar la pronta administración de primeros auxilios, incluida la utilización de oxígeno al cien por cien, y la evaluación anterior a la terapia en cámara hiperbárica. También es importante destacar que el tratamiento con oxígeno en cámara hiperbárica es un tratamiento y no siempre constituye una cura. Los buzos pueden sufrir un leve entumecimiento en una mano o algún impedimento físico para toda la vida.

En tercer lugar, al igual que con cualquier otra lesión, se debe dejar pasar un tiempo de recuperación antes de que la lesión sane por completo. A diferencia de los traumatismos, que son evidentes a la vista, las lesiones originadas por burbujas de gas son internas.

Las pequeñas burbujas relacionadas con la enfermedad disbárica, en cantidades suficientes, pueden causarnos más daño que el que sufriríamos al ser embestidos por un auto. Nunca subestime el potencial de una lesión grave cuando aparecen los primeros síntomas y siempre procure evaluación médica inmediata.