DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Hemorragias Nasales (Epistaxis)

He notado que los buzos principiantes con frecuencia sufren hemorragias nasales. ¿Podrían decirme cuál es su causa?

Los buzos novatos con frecuencia informan hemorragias nasales después de bucear principalmente debido a que desconocen la importancia de compensar los senos paranasales y los oídos medios (a través de la maniobra de Valsalva). El barotrauma que se produce cuando no se compensan los senos paranasales puede causar la ruptura de los vasos sanguíneos en el recubrimiento de la nariz. Dichos vasos se encuentran ubicados muy cerca de la parte superior del recubrimiento de la membrana mucosa de la nariz y los senos paranasales, y la sangre puede provenir del recubrimiento de cualquiera de ellos.

Este tipo de barotrauma, por lo general el resultado de la acumulación de aire en los senos paranasales, no siempre se produce acompañado de dolor, sin embargo la presencia de sangre puede ser desconcertante para un buzo novato. Con este tipo de lesión, la sangre puede recorrer la parte posterior de la garganta o las cavidades de los senos paranasales debajo de los ojos y aparecer en otro momento. Asimismo puede actuar como medio para el crecimiento de bacterias y ocasionar infecciones en los senos paranasales. Los individuos que tengan un historial de problemas de los senos paranasales, alergias, fracturas de nariz, o tabiques desviados, así como los buzos que actualmente tengan resfríos, pueden experimentar dificultades para compensar y tener problemas con las hemorragias nasales. Siempre es mejor no bucear cuando se tiene un resfrío o cualquier condición que pueda obstruir los pasajes de aire de los senos paranasales. Sugerimos llevar a cabo un descenso lento y con cautela, compensando a menudo para ayudar a disminuir el riesgo de sufrir un barotrauma de los senos paranasales. Los buzos que no puedan compensar sus senos paranasales o que frecuentemente sufran hemorragias nasales al bucear deben ser evaluados por su médico personal o especialista en otorrinolaringología. .