DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Infarto Agudo de Miocardio (IAM)

Hace un par de años sufrí un ataque cardiaco leve. Modifiqué una gran cantidad de aspectos en mi vida y deseo aprender a bucear. ¿Lo podré hacer?

El Infarto Agudo de Miocardio (IAM), o ataque cardiaco, ocurre cuando se dañan las células del músculo cardiaco como resultado de la interrupción del flujo sanguíneo hacia los tejidos. Los factores de riesgo del ataque cardiaco son los mismos que los de la enfermedad coronaria.


Por lo general, un infarto de miocardio es la consecuencia directa de la aterosclerosis coronaria, o endurecimiento de las arterias. Las arterias que se encuentran obstruidas interrumpen el flujo sanguíneo hacia el tejido cardiaco y privan a las células del oxígeno necesario. Pequeñas áreas del músculo cardíaco pueden sufrir daños, lo que produciría una cicatriz; incluso, esto puede ocurrir sin que el individuo experimente síntomas importantes. Si se priva de oxígeno a áreas del corazón de mayor tamaño o si las células que conducen los impulsos eléctricos principales se encuentran dentro de un área donde el flujo sanguíneo haya disminuido, el corazón puede latir irregularmente o hasta detenerse por completo. No es poco común que la muerte cardiaca súbita sea el primer síntoma de la enfermedad coronaria.


La Aptitud Física y el Buceo

Los eventos cardiovasculares causan entre el 20 y el 30 por ciento de todas las muertes que ocurren mientras se bucea con aire comprimido. Para muchas personas, el verdadero problema es que el primer signo de la enfermedad coronaria es el ataque cardiaco. El único enfoque realista consiste en recomendar medidas adecuadas para prevenir el desarrollo de la aterosclerosis coronaria y alentar a los individuos que se encuentren en riesgo a que se sometan a evaluaciones médicas regulares.


Los buzos deben mantener una dieta saludable y practicar ejercicio regularmente. Los individuos de mayor edad y los buzos que tengan un historial familiar de infartos de miocardio, especialmente a temprana edad, deben someterse a las evaluaciones que sean apropiadas para detectar signos tempranos de la enfermedad coronaria.


Los individuos que anteriormente hayan sufrido ataques cardiacos se encuentran en riesgo de sufrir más eventos cardiacos en el futuro, y el tejido cardiaco dañado puede haber comprometido la función cardiaca. Es posible que el ventrículo izquierdo lesionado no pueda bombear sangre de manera eficiente como lo hacía antes de que ocurriera el IM.


Sin importar si un individuo ha sido sometido a un procedimiento de revascularización (ver “Cirugía de derivación cardiaca”), se deben cumplir criterios estrictos antes de que un individuo pueda volver a la práctica de un buceo seguro. Una vez transcurrido el período de recuperación (se recomiendan de seis a 12 meses) un individuo debe someterse a una evaluación cardiovascular exhaustiva, que incluye una prueba de esfuerzo o ergometría. El individuo debe desempeñarse a un nivel de 13 METS (fase 4 del Protocolo de Bruce). Éste es un nivel de ejercicio bastante enérgico, que implica correr cada vez más rápido hasta que el paciente alcance un ritmo que sea apenas más rápido que correr una milla cada 8 minutos (por un período muy corto). El desempeño a ese nivel sin que se presente ningún síntoma o cambios en el electrocardiograma (ECG) indica una tolerancia normal al ejercicio.


Para obtener más información sobre las condiciones cardiovasculares, consulte el artículo completo del Dr. James L. Caruso sobre La aptitud cardiovascular y el buceo, en el número de Alert Diver de julio/ agosto de 1999.