DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Arritmias o Disritmias

Mi médico me informó que tengo taquicardia ventricular. ¿Puedo seguir buceando? Tengo planificado realizar un viaje dentro de poco.



El término “disritmias” significa latidos cardiacos anormales y se utiliza para describir una amplia variedad de condiciones que van desde condiciones benignas, no patológicas, hasta alteraciones severas del ritmo que pueden poner en peligro la vida. El término “arritmia”, que literalmente significa “sin latido cardiaco”, resulta más familiar para muchas personas.

Un corazón normal late entre 60 y 100 veces por minuto. En los atletas bien entrenados o hasta en algunos individuos no entrenados que se encuentren completamente en reposo, el corazón puede latir sólo entre 40 y 50 veces por minuto. Los individuos normales que estén completamente sanos en ocasiones presentan latidos adicionales o cambios menores en el ritmo. Esto puede deberse a medicamentos (cafeína), estrés o aparecer sin ningún motivo aparente. Las disritmias son algo serio sólo cuando son prolongadas o cuando no resultan en la contracción mecánica deseada del corazón.

Los latidos cardiacos adicionales que resultan importantes fisiológicamente pueden originarse en las cámaras superiores del corazón (taquicardia supraventricular o disritmia auricular) o en las cámaras inferiores del corazón (taquicardia ventricular). La causa puede ser un cortocircuito o la transmisión del impulso a través de una vía de conducción adicional o secundaria a alguna otra patología cardiaca. Las personas que tienen episodios o períodos en los que sus latidos cardiacos se aceleran se encuentran en riesgo de perder el conocimiento durante dichos episodios. También existen condiciones en las que la persona tiene una disritmia bastante estable (por ejemplo, la fibrilación auricular persistente), pero generalmente presentan problemas cardiovasculares adicionales y otros problemas de salud que coinciden con la alteración del ritmo. Asimismo, una frecuencia cardiaca baja o una obstrucción cardiaca puede causar síntomas.

La aptitud física y el buceo

Las disritmias más serias, como la taquicardia ventricular y muchos tipos de alteraciones del ritmo auricular, no son compatibles con el buceo. El riesgo que corre cualquier persona que desarrolle una disritmia durante una inmersión es, naturalmente, perder el conocimiento mientras se encuentra bajo el agua. La aparición de las taquicardias supraventriculares no puede anticiparse y por lo general se desencadenan cuando se sumerge la cara en agua fría. Aquellos individuos que hayan sufrido más de un episodio de esta clase de disritmia no deben bucear.

Un individuo con una disritmia cardiaca debe someterse a una evaluación médica completa realizada por un cardiólogo antes de dedicarse a la práctica del buceo con aire comprimido. En algunos casos, los estudios de conducción (electrofisiológicos) exhaustivos pueden identificar una vía de conducción anormal y el problema puede corregirse. Recientemente, médicos e investigadores han determinado que los individuos con algún tipo de disritmia (por ejemplo, ciertos tipos de Síndrome Wolf-Parkinson-White) pueden participar en la práctica de un buceo seguro después de haberse sometido a una evaluación exhaustiva realizada por un cardiólogo . Asimismo, en algunos casos, ciertos individuos con disritmias auriculares estables (por ejemplo, la fibrilación auricular no complicada) pueden bucear sin peligro alguno si un cardiólogo determina que no existen otros problemas de salud importantes.

Medicamentos que se utilizan en el tratamiento

La mayoría de las disritmias que requieren el uso de medicamentos constituyen una contraindicación médica para la práctica de un buceo seguro. Se pueden hacer excepciones según cada caso en particular mediante la consulta a un cardiólogo y a un oficial experto en medicina del buceo.

Para obtener más información sobre las condiciones cardiovasculares, consulte el artículo completo del Dr. James L. Caruso sobre La aptitud cardiovascular y el buceo, en el número de Alert Diver de julio/ agosto de 1999.