DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Los Marcapasos y el Buceo

DAN ofrece algunos sabios consejos sobre combinar ambas cosas, por el Comandante Dr. Jim Caruso, oficial experto en medicina del buceo del Cuerpo Médico de la Marina de los Estados Unidos de América.¿Es seguro comenzar a bucear, o a continuar buceando, después de un implante de marcapasos cardíaco?



Quizás en el pasado era más fácil adoptar un enfoque demasiado conservador sobre este tema y brindar una respuesta global no calificada como ser: “nadie que tenga un marcapasos cardíaco debería estar buceando con Scuba”.

En lo que respecta al buceo militar y comercial, tener un marcapasos cardíaco invariablemente representa un impedimento.

Sin embargo, las escasas publicaciones médicas que versan sobre el tema con relación a los buzos deportivos adoptan un enfoque más racional pero aún defensivo. Cada buzo o estudiante de buceo debería ser evaluado individualmente. Los dos principales aspectos a tomar en consideración son:

1. ¿Por qué la persona depende del marcapasos? y

2. ¿Está el marcapasos de esta persona diseñado para funcionar adecuadamente bajo las condiciones que implican el buceo deportivo (es decir, bajo presión), incluido un margen adicional de seguridad?



Como con cualquier otro medicamento o dispositivo médico, los problemas médicos subyacentes determinan la aptitud física de una persona para participar en el buceo con aire comprimido después de la colocación de un marcapasos cardíaco. Tener colocado un marcapasos permanente por lo general indica una alteración seria del sistema de conducción del corazón. Si esto se debe a un daño sufrido por el músculo cardíaco propiamente dicho -como es generalmente el caso cuando un individuo sufre un ataque cardíaco de importancia- el individuo podría no ser apto físicamente para tener un desempeño seguro en el agua.

Sin embargo, algunas personas dependen de un marcapasos por una alteración del ritmo identificada o una anormalidad crónica en el sistema de conducción. El área del corazón que genera el impulso eléctrico (implulso que originará la contracción mecánica que mueve la sangre) podría funcionar de modo inconsistente o inadecuado.

Alternativamente, el circuito que conduce el impulso eléctrico al resto del corazón puede también estar dañado, originando señales que se conducen inadecuadamente o de modo irregular. Sin la asistencia de un marcapasos, la persona podría sufrir episodios de síncope (desmayos). Otras personas pueden haber sufrido un ataque cardíaco con daño residual mínimo al músculo cardíaco, pero aún así el sistema de conducción del corazón no es confiable.

Si el cardiólogo determina que el nivel de aptitud física cardiovascular de un buzo es suficiente para bucear de manera segura (es decir, ejercitarse a un nivel de 13 METS o superior en una prueba de esfuerzo o ergometría estándar) y si su marcapasos está diseñado para poder funcionar de manera idónea bajo presiones equivalentes a 130 piés de agua de mar (40 metros) o más, entonces se puede considerar que la persona está físicamente apta para la practica del buceo deportivo. Sin embargo, es esencial que aquellos buzos con problemas cardíacos consulten a su médico antes de bucear.

Los marcapasos cardíacos se implantan en el tejido subcutáneo del paciente y estarán expuestos a las mismas presiones ambientales que el buzo. Para el buceo, un marcapasos adecuado debe estar configurado para funcionar por lo menos a una profundidad máxima de 40 metros/ 130 pies y debe operar satisfactoriamente durante condiciones de cambios de presión relativamente rápidos – como es el caso de los ascensos y descensos.

Habiendo dicho esto, el motivo más común por el que las personas dependen de un marcapasos es una cardiopatía isquémica* subyacente. Cada año, una importante cantidad de muertes en el buceo deportivo pueden ser atribuidas a la enfermedad coronaria. Es común que se bucee en lugares remotos, lejos de centros que brinden asistencia cardíaca de emergencia.

Si bien el estado de salud de cada individuo debe ser evaluado caso por caso, se debe intentar disuadir de su participación en el buceo deportivo a aquellos buzos o estudiantes de buceo con enfermedades cardiovasculares significativas y con una tolerancia al ejercicio menor a la óptima. Recuerde, el individuo no sólo debe tener una adecuada tolerancia al ejercicio para la práctica de un buceo seguro en condiciones de rutina, sino que debe poseer reservas cardiovasculares suficientes como para eventualmente poder desempeñarse con seguridad al nivel de mayor exigencia requerido en situaciones extremas o de emergencia.



  • * individuo que posee una disminución local del flujo sanguíneo (por lo tanto, una oxigenación insuficiente del tejido) debido a una obstrucción mecánica, como ser un estrechamiento de los vasos sanguíneos.


Ref: Bove, AA. Medicina de Buceo de Bove y Davis. W.B. Saunders, 1997; y Divers Alert Network.

SOBRE EL AUTOR

El Comandante Jim Caruso, médico asesor de DAN, es un médico en actividad especializado en Patología y en Medicina de Buceo en la Marina de los Estados Unidos de América (US Navy). Ésta es su opinión personal y no refleja la política oficial del Departamento de la Marina, el Ministerio de Defensa o el Gobierno de los Estados Unidos de América.