DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Una clase diferente de souvenir

Se trataba de una mujer buzo de 49 años de edad con más de 200 buceos realizados a lo largo de toda su vida. No tenía ningún historial médico conocido, no tomaba ningún medicamento regularmente y en general estaba saludable y en forma.La mujer realizó un viaje a una popular isla del Caribe para disfrutar de unas vacaciones de buceo de una semana de duración. A lo largo de seis días, llevó a cabo 21 buceos sin problemas, todos ellos con aire y dentro de los límites de seguridad de su computadora. Hizo una parada de seguridad al final de cada buceo. La profundidad máxima de su buceo más profundo fue de unos 34 metros (112 pies); el resto de los buceos osciló entre los 10 metros (30 pies) y los 30 metros (90 pies). La mujer evitó el consumo excesivo de alcohol y otros comportamientos que podrían haber tenido un efecto negativo sobre su salud o su seguridad durante las vacaciones.En el día de su partida de la isla, el intervalo de superficie antes de volar fue superior a las 24 horas. No manifestaba ningún síntoma específico pero sí tenía una sensación de malestar general. Durante el primero de sus dos vuelos comenzó a experimentar fuertes dolores musculares y articulares. El malestar se manifestó en varias áreas y estaba acompañado de náuseas y un dolor de cabeza bastante significativo. Los síntomas no desaparecieron en tierra entre un vuelo y otro y tampoco empeoraron durante el segundo vuelo. Al llegar a su casa, esperaba que con sólo descansar un poco se recuperaría sin problemas. Después de una noche de sueño que fue todo menos restauradora sus síntomas no disminuyeron y, preocupada por la posibilidad de sufrir una enfermedad por descompresión (EDC), decidió ponerse en contacto con DAN.

El miembro del personal médico de DAN con el que habló le sugirió que solicitara una evaluación médica en el departamento de emergencia más cercano. Si bien no se podía descartar la posibilidad de haber sufrido una lesión por descompresión, el momento de la aparición y la naturaleza de los síntomas daban lugar a pensar en la probabilidad de que existieran otras explicaciones posibles. Cuando llegó al departamento de emergencias tenía una temperatura de más de 39°C (103°F). Se sometió a una variedad de procedimientos de diagnóstico, incluso varios análisis de laboratorio y minuciosos exámenes físicos y neurológicos. Todas las indicaciones apuntaban a un diagnóstico de dengue y no EDC.

El personal del hospital le brindó la atención apropiada, que incluía la administración de fluidos y medicamentos por vía intravenosa para ayudar a controlar el dolor y las náuseas. Finalmente fue dada de alta y el médico le indicó a su familia cómo supervisar su condición y continuar con su atención. La fiebre y las náuseas disminuyeron dentro de los tres días siguientes y los dolores en el cuerpo y el dolor de cabeza finalmente desaparecieron después de dos semanas.Este caso debe ser un recordatorio de que viajar a áreas tropicales expone a los buzos a otros riesgos además de aquellos relacionados con el buceo. El momento de la aparición y la naturaleza de los síntomas de esta mujer correctamente la llevaron a sospechar que los síntomas podían no haber estado necesariamente relacionados con el buceo. No obstante, sabiamente confió en la experiencia de los profesionales de la medicina y, al hacerlo, recibió una evaluación y atención oportunas para la enfermedad que tenía (cabe observar que las pautas establecidas para volar después de bucear están relacionadas con un historial de seguridad consistentemente alto).

La importancia de recibir una valoración médica abierta a otros posibles diagnósticos diferenciales no puede exagerarse. Si bien el dolor articular o muscular localizado y una fatiga considerable son síntomas relativamente comunes de EDC, los dolores musculares generalizados y la fiebre no lo son. El médico que llevó a cabo la evaluación reconoció esto y, en consecuencia, expandió la lista de posibles diagnósticos diferenciales. El diagnóstico de fiebre del dengue se brinda sobre la base de los hallazgos clínicos (signos y síntomas) así como también del historial de viajes a áreas de riesgo conocidas. Afortunadamente, esta enfermedad tropical no necesariamente supone un riesgo para la vida y se espera que el paciente se recupere por completo dentro de unas pocas semanas, tal como sucedió en este caso.

La mayoría de los buzos están familiarizados con los signos y síntomas de EDC, pero es importante que recuerden que estos signos y síntomas no son exclusivos de esta afección y que pueden indicar la presencia de otras enfermedades.La fiebre del dengue es una enfermedad infecciosa que se transmite a través de la picadura de un mosquito. Se ha registrado un aumento en la incidencia de dengue en todo el Caribe y en el sudeste de Estados Unidos. Los índices no han alcanzado un nivel alarmante, pero las personas que viajan deben tener conocimiento de la enfermedad. La infección se caracteriza por una aparición aguda de fiebre entre 3 y 14 días después de haber sido picado por un mosquito portador del virus del dengue. Después de este período de incubación, la fiebre del dengue clásica se presenta de la siguiente manera:

• Fiebre aguda
• Dolores musculares y articulares
• Dolor de cabeza frontal intenso
• Dolor agudo detrás de los ojos
• Náuseas y pérdida del apetito
• Erupción
• En casos raros, hemorragias

El dolor relacionado con la enfermedad puede ser intenso, especialmente en infecciones subsiguientes. Este intenso dolor dio lugar al apodo del dengue, "fiebre quebrantahuesos". El tratamiento del dengue es sintomático, es decir que se centra en limitar los síntomas, ya que no hay ninguna cura ni tampoco existe una vacuna. La fiebre y el dolor deben controlarse con paracetamol/acetaminofeno (Tylenol®); evite el consumo de aspirinas, ibuprofeno, naxopreno y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) ya que pueden provocar hemorragias.

En la mayoría de los casos, la fiebre desaparece en unos pocos días, pero la fatiga puede persistir durante días o semanas. Para obtener más información sobre el dengue y otras enfermedades tropicales, visite el sitio web de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (www.cdc.gov) o de la Organización Mundial de la Salud (www.who.int). Como siempre, si desarrolla síntomas después de bucear, no dude en comunicarse con DAN.


© Alert Diver — 3er Trimestre 2013


Other Incident Insights FAQs