DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Tiempo y Recuperación

El buceador era una mujer de 45 años de edad, saludable, con estado físico razonablemente bueno. Se había certificado 5 años antes y había realizado 15 inmersiones el año anterior. No tuvo problemas en el primer día de sus vacaciones de buceo en el Caribe, pero informó de dificultades menores con el BCD rentado. Al día siguiente ella buceó a 88 pies (27 metros) por 30 minutos y a 30 pies (9 metros) por 30 minutos, utilizando aire normal y permaneció por unos 90 minutos en superficie entre ambos buceos. Durante la segunda inmersión, ella intentó vaciar un poco de aire de su BCD pero por error apretó el mecanismo de inflado y realizó un ascenso descontrolado hasta la superficie. Más tarde reportó haberse sentido débil e incapaz de mover sus piernas durante el ascenso. Al llegar a la superficie perdió el conocimiento.

La tripulación inmediatamente la llevó a bordo del barco y le suministró oxígeno con una máscara y una válvula de demanda. Alertaron a los buceadores que aún estaban en al agua de que debían emprender la retirada y volvieron a la base. El sistema médico de emergencias (SME) local había sido contactado por radio y estaba esperando en el muelle cuando arribaron. A su llegada al hospital local, el médico diagnóstico Embolismo Arterial Gaseoso (AGE) y la buceadora fue trasladada a otro centro hospitalario que contaba con una cámara hiperbárica. El tiempo transcurrido desde la aparición de los síntomas a entrar a la cámara fue de una hora, durante ese tiempo se le suministró oxígeno al 100% el cual fue interrumpido en dos oportunidades por menos de 5 minutos cada vez.

La buceadora fue tratada con la Tabla 6 de la U.S. Navy (USNTT6). Dentro de los primeros 20 minutos en la cámara, a 60 pies (2.8ATA), la paciente recuperó el conocimiento. El tratamiento fue extendido por tres períodos de oxígeno, pero sus síntomas sólo mejoraron ligeramente. A pesar del tratamiento, ella no fue capaz de orinar por sí sola y necesitó un catéter. A la mañana siguiente fue tratada de nuevo con otra Tabla 6 extendida. La función motora en sus piernas no regresó pero si la sensibilidad. El catéter para poder orinar continuó siendo necesario. En consulta con DAN®, se toma la decisión de evacuarla a los EUA en una ambulancia aérea para su posterior tratamiento, con la cabina presurizada a del nivel del mar. A su llegada los EUA, fue tratada de manera agresiva con múltiples tratamientos hiperbáricos totalizando unas 57 horas. Al final, fue dada de alta con debilidad residual y entumecimientos en sus piernas. Luego de tres meses fue capaz de recuperar su función vesical, pero reportó disfunción sexual persistente. Luego de un año de seguir la evolución de esta buceadora, se determinó que la debilidad, entumecimiento y disfunción sexual probablemente sean permanentes.El buceador era un hombre de 50 años de edad que ha había estado buceando activamente por 20 años. Estaba realizando un viaje en un vida abordo en una zona remota. En el cuarto día de su viaje realizó dos inmersiones, la primera a 133 pies por 37 minutos y la segunda a 88 pies por 47 minutos. Como mezcla respiratoria utilizó aire normal en ambas inmersiones y pasó dos horas en superficie entre ellas. Durante el segundo buceo las condiciones del mar se deterioraron. Las olas se hicieron más grandes, causando a los buceadores un movimiento con fuerza hacia arriba y abajo durante la parada de seguridad a 15 pies. A los 5 minutos de abordar el barco el buceador comenzó a quejarse de un gran dolor en el hombro derecho que rápidamente progresó a entumecimiento y debilidad motora. Los síntomas progresaron a punto tal que el individuo se tornó incapaz de levantarse o caminar normalmente. La tripulación lo ayudó a sentarse y comenzó a evaluarlo. Presentaba déficit en la función motora y alteraciones en la sensibilidad en ambas piernas, también presentaba disminución en la fuerza y disminución en la sensibilidad en el brazo derecho. La tripulación le proporcionó oxígeno a través de una máscara con válvula de demanda. El barco poseía un suministro de oxígeno suficiente como para aproximadamente dos horas, y se determinó que tomaría unas ocho horas llegar a centro médico más cercano.La isla contaba con una pequeña clínica que no poseía cámara hiperbárica, por lo que fue determinado que el buceador debía ser evacuado a los EUA a la brevedad. Desafortunadamente, la pista de aterrizaje de la isla no contaba con adecuada iluminación como para garantizar un aterrizaje nocturno seguro, por lo que los vuelos luego del atardecer eran imposibles. Estaba previsto que el barco llegase a tierra a las 10 pm hora local, por lo que DAN TravelAssist® organizó una ambulancia aérea para que llegara a la isla al amanecer, a aproximadamente las 7:15 a.m. del día siguiente. La aeronave utilizada sería presurizada a nivel del mar para transportar al buceador.

Durante el camino a la isla, la fuerza y la sensibilidad de su brazo derecho volvieron a ser normales. Aún era incapaz de mover sus piernas pero estaba comenzado a sentir dolor en su pierna izquierda. El paciente también notó que era incapaz de orinar por sí solo. El suministro de oxígeno duró las dos horas esperadas, por lo que el paciente permaneció sin suministro de oxígeno por más de 6 horas. El barco tocó tierra a las 10:45 p.m. hora local, y el paciente fue trasladado a una clínica en un vehículo particular de un empleado de la clínica.

Ante la examinación médica el paciente tenía parálisis en los miembros inferiores, sólo sensación de dolor en la pierna izquierda y sin sensibilidad alguna en la pierna derecha. Fue necesario el uso de un catéter urinario para vaciar su vejiga. El médico diagnosticó enfermedad por descompresión neurológica aguda (DCS).

Continuó con oxígeno durante toda la noche y recibió hidratación por vía endovenosa. Debido a las limitaciones del suministro de oxígeno de la clínica, se le proporcionó solamente 6 lpm (litros por minuto) a flujo continuo en lugar de los 10 a 15 lpm recomendados. La ambulancia aérea arribó a la isla a las 7:30 a.m. y aterrizó en los EUA con el paciente tres horas más tarde. A su arribo, fue trasladado en ambulancia al centro hospitalario con cámara más cercano, servicio que lo estaba esperando desde que fue notificado por DAN el día anterior. Entró a tratamiento en la cámara a las 11 a.m. El tiempo transcurrido desde que aparecieron los síntomas hasta que el paciente inició tratamiento en la cámara fue de aproximadamente unas 20 horas.

El paciente fue tratado con una TT6 extendida y su mejoría fue significativa. Recibió cuatro tratamientos adicionales de TT6 durante los dos días posteriores y continuó mejorando. En los días siguientes se sometió a 5 tratamientos más, tratamientos más cortos (Tabla Tratamiento 9 de US Navy). Fue dado de alta con cierta pérdida de sensibilidad residual en sus miembros inferiores como así también disfunción sexual persistente y retención urinaria. Dentro del mes siguiente el buceador recuperó su función vesical, y luego de tres meses todos los síntomas residuales tuvieron resolución completa.La enfermedad disbárica (DCI), que incluye al embolismo arterial gaseoso (AGE) y a la enfermedad por descompresión (DCS), no siempre es predecible con respecto a cuándo y a quién le puede ocurrir. El grado de recuperación es igualmente impredecible. La DCI debe ser siempre tratada en el menor lapso de tiempo posible, pero estos casos demuestran cómo un tratamiento inmediato no siempre garantiza un resultado positivo. Vale recalcar también que un retraso significativo tampoco será sinónimo de un resultado negativo. Las variables que afectan los resultados finales son lo suficientemente variadas y complejas como para permitir hacer proyecciones confiables. La importancia de una rápida y eficiente administración de oxígeno, y la búsqueda de atención médica profesional orientada a obtener tratamiento definitivo tan pronto como sea posible son vitales, este concepto no puede ser exagerado. En el proceso para obtener asistencia, contacte a DAN de manera temprana para obtener orientación efectiva y eficiente. La investigación está en curso, pero la capacidad de hacer predicciones fiables sobre la evolución y pronóstico de las DCI permanece elusiva.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2012


Other Incident Insights FAQs