DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

La trombosis venosa profunda y el buceo

Investigadores y personal médico de DAN® responden a sus preguntas sobre medicina de buceo.P: he oído que la trombosis venosa profunda (TVP) es una preocupación para las personas que realizan vuelos de larga duración. ¿Cuáles son los factores de riesgo para sufrir una TVP y, de suceder esto, podré practicar buceo?

R: la TVP es una condición en la que se forma un coágulo de sangre en una o más de las venas profundas, por lo general en las piernas. Cuando los coágulos de sangre se liberan y se desplazan con la sangre, la TVP puede causar condiciones que ponen en riesgo la vida como por ejemplo un accidente cerebrovascular (ACV) o un tromboembolismo pulmonar (TEP). La TVP no está relacionada con el buceo, pero los buzos a menudo viajan y, por lo tanto, están expuestos al riesgo de sufrir una TVP.

Si bien la TVP durante un viaje es rara (la prevalencia de las personas que viajan en un avión durante más de ocho horas es del 0,3 al 0,5 por ciento), los factores de riesgo incluyen edad más avanzada (con un mayor riesgo después de los 40 años), obesidad, uso de estrógenos, embarazo reciente o actual, trombofilia, historias personales o familiares de TVP anteriores, cáncer activo, enfermedad grave, cirugía reciente, movilidad limitada, cateterización venosa central y una altura considerablemente por encima o por debajo de la media.

Si tiene pensado realizar un vuelo largo y cree que puede estar en mayor riesgo de sufrir una TVP, puede reducir la probabilidad de desarrollar la condición, para lo que debe usar medias de compresión y hablar con su médico de cabecera sobre los posibles beneficios de los medicamentos antiinflamatorios. También puede ser bueno pararse y caminar un poco, ejercitar los pies y las pantorrillas mientras está sentado y mantenerse bien hidratado.

Si desarrolla una TVP, no deberá bucear durante la fase aguda de la condición ni mientras tome anticoagulantes. Puede retomar la práctica de buceo después de sufrir una TVP, pero no debe hacerlo antes de consultar a un médico experto en medicina de buceo. Es menos probable que pueda volver a bucear después de un embolismo pulmonar, pero también es posible que pueda hacerlo tras consultarlo con un médico. Volver a practicar buceo después de un accidente cerebrovascular también debe ser evaluado de forma individual.

Para obtener más información sobre la TVP, consulte el blog de DAN "The Dive Lab" (El laboratorio de buceo) en DAN.org/TheDiveLab/DVT.

— Petar Denoble, M.D., D.Sc.

P: recientemente realicé un viaje de buceo donde el personal insistía con que todos debíamos beber de cinco a seis litros (aproximadamente 1,5 galones) de agua los días en que realizaríamos buceos. ¿Es esta realmente una buena idea?

R: esta práctica no es universal y no se recomienda. Razonar que si una pequeña cantidad de algo es bueno entonces una cantidad mayor debe ser mejor es una tendencia natural de los humanos, pero esa lógica rara vez es cierta. Consumir tanta cantidad de agua de hecho podría causar problemas médicos graves.

Una posible complicación es la "hiperhidratación" o "intoxicación hídrica", un fenómeno en el que el consumo excesivo de agua da lugar a una disminución del sodio y otros electrolitos fuera de las células del cuerpo. La menor concentración de sodio fuera de las células significa que los niveles de sodio dentro de las células son relativamente mayores. El agua ingresará en las células para intentar equilibrar los niveles de sodio, lo que causará un aumento de su tamaño. A su vez, esto puede causar calambres de los músculos esqueléticos y abdominales. Además, el edema de las células del cerebro puede provocar confusión, cambios en la personalidad, problemas de coordinación y una falta de conciencia de la situación. Los casos de hiperhidratación graves y sin tratar pueden llevar a un estado de coma e incluso provocar la muerte.

Otra posible complicación para los buzos es un aumento en el volumen de sangre. Cuando nos sumergimos en el agua se produce una redistribución en el volumen de sangre desde los vasos periféricos hasta la circulación central. Esto es algo esperado y normal. Normalmente cuando se produce este cambio en la sangre la fuerza contráctil del corazón aumenta en consecuencia para compensarlo, pero un volumen de sangre anormalmente elevado puede afectar la función cardíaca en algunas personas. Esto puede provocar un edema pulmonar por inmersión (IPE, por sus siglas en inglés), que puede desarrollarse en la superficie, durante cualquier buceo independientemente de la profundidad. Básicamente, los propios fluidos del cuerpo se acumulan en los pulmones, lo que causa una falta de aire grave y una posible pérdida de la conciencia. Dependiendo de la gravedad de los síntomas, es posible que la persona necesite desde cuidados de apoyo hasta una intervención agresiva por parte de profesionales médicos.

Las posibles complicaciones de la hidratación excesiva superan cualquier beneficio percibido. Mantenerse bien hidratado es importante, pero no hay datos que indiquen que los buzos deban aumentar su consumo de líquidos de manera considerable. Sea escéptico de las declaraciones arriesgadas y no dude en preguntar cuáles son las fuentes de dichas recomendaciones.

— Marty McCafferty, EMT-P, DMT

P: pondré a prueba equipos en una serie de dos buceos de 60 minutos a 3 metros (10 pies) de profundidad a una altitud de 1.646 metros (5.400 pies). Al día siguiente ascenderé a una altitud máxima de 3.527 metros (11.570 pies) para realizar un viaje de esquí. ¿Es seguro conducir a una gran altitud después de los buceos?

R: tiene mérito al pensar con anticipación sobre el problema de ascender a grandes altitudes después de bucear. Si bien al planificar un buceo esto es algo que se olvida con facilidad, puede ser un problema importante dependiendo de los buceos y las altitudes.

En general, lo mejor es evitar exponerse a grandes altitudes, ya sea a través de un viaje por carretera o por avión, poco tiempo después de bucear. Las pautas actuales de DAN para volar después de bucear recomiendan un intervalo de superficie mínimo antes de volar de 12 horas después de un solo buceo dentro de los límites de no descompresión, de 18 horas después de buceos repetitivos o múltiples días de buceo y "mucho más" de 18 horas después de buceos descompresivos.1 La altitud de exposición cubierta por estas pautas se encuentra entre los 610 y 2.400 metros (~2.000 y 8.000 pies). Los cambios de altitud de menos de 610 metros (2.000 pies) no se tienen en cuenta en la creencia de que el cambio de presión se ajusta a la variabilidad normal de la presión meteorológica. La mayoría de los datos disponibles no abordan los viajes a altitudes superiores a los 2.400 metros (~8.000 pies), pero esto desde luego representa un mayor grado de estrés descompresivo.

Sin embargo, las exposiciones de los buceos que mencionó son lo suficientemente modestas como para hacer referencia a las tablas de altitudes de la Marina de los Estados Unidos.2 Estas tablas se desarrollaron matemáticamente para considerar perfiles de buceo específicos en el cálculo de los límites de exposición a la altitud. La U.S. Standard Atmosphere3 (Atmósfera estándar de los Estados Unidos) describe una presión ambiental de 12,05 psi a una altitud de 1.646 metros (5.400 pies). La "profundidad equivalente" (que se necesita al utilizar tablas estándar basadas en el buceo a nivel del mar) se calcula multiplicando la profundidad de buceo real por la presión atmosférica a la altitud de exposición, y luego dividiendo el resultado por la presión normal a nivel del mar que se supone para las tablas. Por consiguiente, la profundidad equivalente es 3 metros (10 pies) x 12,05 psi / 14,7 psi = 2,5 metros (8,3 pies). La profundidad equivalente para una profundidad de buceo real de 4,6 metros (15 pies) es de 3,7 metros (12,3 pies) y para una profundidad de buceo real de 6 metros (20 pies) es de 5 metros (16,4 pies). Debido a las reglas de redondeo hacia arriba de las tablas de buceo, efectivamente no hay ningún cambio en las profundidades utilizadas para el cálculo de grupos repetitivos. (Nota: esto no ocurriría en buceos más profundos).

La revisión 6 de la tabla 9-7 de la Marina de los Estados Unidos coloca a un buzo que realiza un buceo a 3 metros (10 pies) durante 102 a 158 minutos en el grupo repetitivo C. Bucear a 5 metros (15 pies) durante 121 a 163 minutos colocaría al buzo en el grupo repetitivo E. Bucear a 6 metros (20 pies) durante 106 a 133 minutos colocaría al buzo en el grupo repetitivo F. El cambio de altitud desde el punto más bajo al más alto del viaje que especificó es de un poco menos de 1.890 metros (6.200 pies). La tabla 9-6 no restringe un ascenso de 2.134 metros (7.000 pies) de altitud para los grupos repetitivos A a D. El intervalo de superficie mínimo que se debe realizar antes de viajar es de una hora y 37 minutos para el grupo repetitivo E, de cuatro horas y 4 minutos para el F y de seis horas y 10 minutos para el G.

Suponiendo que los buceos se lleven a cabo conforme se planificó y que el viaje se realice al día siguiente (probablemente más de seis horas más tarde), debería haber un riesgo mínimo de sufrir una enfermedad por descompresión como resultado del buceo. Hay dos puntos que cabe destacar para aquellas personas que se expongan a grandes altitudes después de bucear. En primer lugar, la profundidad de 3 metros (10 pies) que manifestó en su caso es sumamente inusual. Exposiciones de buceo más normales merecerían intervalos de superficie más largos antes de viajar. El segundo punto es que aunque las tablas de la Marina de los Estados Unidos proporcionan programas aparentemente precisos, no consideran el sinnúmero de factores que pueden alterar el riesgo de sufrir una enfermedad por descompresión. Es importante mantener la mentalidad de prevención mediante el desarrollo de factores de seguridad adicionales siempre que sea posible.

— Neal Pollock, Ph.D.1. Sheffield PJ, Vann RD, eds. Flying After Recreational Diving Workshop Proceedings. Durham, Carolina del Norte: Divers Alert Network, 2004.

2. U.S. Navy Diving Manual, Vol. 2, Rev. 6. NAVSEA 0910-LP-106-0957. Comando Naval de Sistemas Marinos de los Estados Unidos (U.S. Naval Sea Systems Command): Washington, D.C., 2008: Capítulo 9.

3. U.S. Standard Atmosphere, 1976. Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration), Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (National Aeronautics and Space Administration) y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. NOAA-S/T 76-1562. Imprenta del Gobierno de los Estados Unidos (U.S. Government Printing Office): Washington, D.C., 1976; 227 pp.La línea de información médica de DAN está para responder todas sus preguntas médicas relacionadas con el buceo. Para comunicarse con el personal médico durante el horario de atención habitual (lunes a viernes de 9 a.m. a 5 p.m., hora del Este de los Estados Unidos) debe llamar al +1-919-684-2948, ext. 222. También puede enviar un mensaje de correo electrónico a través de www.DAN.org/contact.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2014


Other From the Medical Line FAQs