DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Estarás Bien

Mi hija, quien en este artículo será llamada "Claire," tenía 25 años y estaba planificando buceos en la Costa Oeste de los EEUU. Los buceos serían los primeros desde que completó su certificación de nivel inicial dos meses atrás. Ella contactó al centro de buceo que la había certificado, le comentaron de una salida próxima y le aseguraron que las inmersiones serían de acuerdo a su capacidad y su nivel de entrenamiento. Cuando preguntó por un compañero de buceo, le dijeron que le asignarían uno en el barco. Ella mencionó que todo su entrenamiento en aguas abiertas había sido siempre desde costa y que ésta sería su primera vez buceando desde una embarcación. Le comentaron que un líder de buceo estaría a bordo para asistirla, por lo que decidió así sumarse al viaje.Claire conoció a su compañero de buceo durante la navegación hacia el sitio de buceo, llamaremos a su compañero como "Jake". Él había realizado 18 buceos en toda su vida y había permanecido sin bucear por más de un año. Casi todos sus buceos anteriores habían sido en el Caribe.

Cuando estaban aproximándose al sitio de buceo, ambos expresaron dudas y preocupación cuando se dieron cuenta que el líder de buceo a bordo, un instructor, estaría entrenando a un estudiante en vez de bucear con ellos. Les dijeron que no se preocuparan que todo iba a estar bien.

Jake tuvo dificultades para armar su equipo y le dijo al instructor que el BCD que le habían adjudicad le quedaba un poco apretado y que se le hacía un tanto difícil respirar. Una vez en el agua, Claire no conseguía de descender, entonces la tripulación a bordo le colocó más lastre en los bolsillos del BCD. Para el momento que estos problemas fueron resueltos, los otros buceadores ya habían descendido. Claire y Jake entonces descendieron solos.

Una densa capa de plancton, típico de la época del año y del sitio de buceo, limitaba la visibilidad durante el inicio del descenso desde la superficie. Los buceadores comenzaron a inquietarse haciéndose la señal de OK repetidas veces mientras iban descendiendo. Cerca de los 30 pies (10 mts) la visibilidad comenzó a mejorar, pero estaba un tanto oscuro, y ninguno de los traía consigo una linterna.

Luego de 10 minutos de buceo Jake giró para mirar a Claire, quien había estado buceando a su derecha, y se dio cuenta que ella no estaba. Luego de un instante vio a alguien en la oscuridad y nadó hacia esa persona. Cuando se acercó, vio que era Claire y se dio cuenta que estaba inconsciente. La tomó por el BCD, e intentó ascender. Por más que lo intentó con todas sus fuerzas fue incapaz de llevarla hasta la superficie. Lamentablemente no pensó en liberarla de los lastres o en inflar su BCD y al poco tiempo fue derrotado por un cansancio extremo. Jake tuvo problemas para recibir suficiente aire de su regulador y entró en pánico. Dejó a Claire y subió rápidamente a superficie, soltando su regulador en el camino. Llegó a la superficie jadeando de tal forma que no le era posible siquiera pedir ayuda. El capitán se dio cuenta que estaba en problemas y condujo la embarcación hacia él. Incapaz de hablar y respirar a la vez, Jake sólo conseguía señalar hacia abajo.

Una vez que el capitán se dio cuenta que había un problema, hizo un llamado de emergencia e inició el regreso de buceadores golpeando la escalera con un martillo. No todos los buceadores respondieron al llamado rápidamente, y algunos decidieron hacer una parada de seguridad antes de subir a superficie. Preciosos minutos fueron perdidos.

Claire fue encontrada aproximadamente a 60 pies (20 mts) por el instructor y el otro buceador. Se inició RCP una vez que estuvo a bordo y un barco de la Guardia Costera llegó para transportarla a una ambulancia en la costa. El corazón de Claire comenzó a latir de nuevo en la ambulancia camino al hospital donde fue llevada a la unidad de cuidados intensivos para darle soporte de vida.

Claire nunca recobró el conocimiento. Tres días después del accidente los doctores determinaron que nunca más tendría suficiente función cerebral por sí sola y tomamos la decisión de discontinuar el soporte de vida.Ni Claire ni Jake tenían la experiencia suficiente para realizar ese buceo. Claire nunca había buceado sin un guía y sin la supervisión directa de un líder o un instructor de buceo, y nunca antes había buceado desde una embarcación. Ella confió en alguien más para ser guiada en el proceso. Jake había permanecido sin bucear por más de un año y no había realizado un repaso de sus habilidades antes del viaje. Nunca le enseñaron cómo proceder con un buceador inconsciente bajo el agua.

Jake había manifestado su preocupación con el BCD, quejándose que el mismo le apretaba y le dificultaba la respiración. Cuando el regulador de Claire fue probado, después del accidente, se determinó que el mismo estaba funcionando por debajo de las especificaciones del fabricante. Cierta dificultad para respirar apropiadamente puede haber contribuido a que Claire pierda el conocimiento y a la sensación de pánico de Jake en su intento frustro de llevarla a la superficie. Siempre que un buceador utilice un equipo alquilado, su funcionamiento correcto debe ser evaluado por el buceador antes de irse del local de buceo.

Los operadores de buceo deberían considerar brindar mayor supervisión a los buceadores inexpertos, particularmente cuando la visibilidad es baja y los buceadores no están familiarizados con el sitio de buceo o con las condiciones del medioambiente. Ni Claire ni Jake tenían suficientes conocimientos para evaluar si el buceo estaba dentro del marco de su entrenamiento y su capacidad. Ambos buceadores confiaron en la opinión de alguien más para determinar si ese buceo era apropiado para ellos. Claire, sin experiencia para saber qué preguntas hacer, confió en el empleado del local de buceo que le dijo que no se preocupara. Jake expresó dudas acerca de su equipamiento y la falta de supervisión, antes del buceo. A pesar de esto, él también confió en el instructor quien le dijo que se sentiría mejor una vez que esté debajo del agua. Ambos buceadores decidieron seguir adelante con el buceo a pesar de sus temores.

Hubo muchas oportunidades para que Claire y Jake decidieran no bucear. Los buceadores novatos no siempre tienen la experiencia para anticiparse a la posibilidad de un accidente, pero todo buceador necesita tener bien arraigado el concepto de que si no se sienten confiados para realizar un determinado buceo, simplemente no deben entrar al agua. Los buceadores deben ser honestos con ellos mismos acerca de su habilidad para hacer cualquier buceo de manera segura.

Antes de dar consejos y garantías, un profesional de buceo o buzo experimentado debe evaluar cuidadosamente las condiciones desde la perspectiva de un buceador con poca experiencia. A pesar que es tentador decirle a buceador novato quien está mostrando signos de ansiedad: "estarás bien", demuestra que, aunque bien intencionada, este tipo de recomendaciones o comentarios pueden ser fatales para quien no está preparado o es inexperto.

Los buceadores nuevos deben desconfiar de las evaluaciones hechas por terceros y deben confiar en las de ellos mismos. Si se siente que algo está mal, es muy probable que algo esté o que pueda salir mal. Asuma la responsabilidad de su propio buceo. Es poco probable que un problema en la superficie vaya a mejorar debajo del agua. No importa si es su quinto buceo o su buceo número 5000, usted siempre tiene derecho de abortar un buceo.


© Alert Diver — 3er Trimestre 2012


Other Incident Insights FAQs