DAN Medical Frequently Asked Questions

Back to Medical FAQ List
Bookmark and Share

Compensación de los oídos con capuchas

Personal médico de DAN® responde a sus preguntas sobre medicina de buceo.P: si no utilizo una capucha no tengo ningún problema para compensar mis oídos. Cuando si la utilizo siempre tengo grandes dificultades. ¿Por qué hay tanta diferencia?

R: al sumergir la cabeza, el agua invade nuestros oídos. Normalmente el conducto auditivo externo (CAE) no es inundado por completo, y una pequeña burbuja de aire permanece dentro del mismo, adyacente a la membrana timpánica (o tímpano). Al iniciar nuestro descenso, esta pequeña cantidad de aire remanente en el fondo del CAE se va comprimiendo conforme lo dicta la ley de Boyle. De esta forma, cuanto más descendemos, más agua entra en el conducto y menos volumen de aire permanece adyacente a la membrana timpánica.

El uso de una capucha muy ajustada puede ocasionar problemas de compensación de los oídos. Cuando una capucha es lo suficientemente ajustada como para sellar el oído, la misma puede impedir que la reducción del volumen de gas remanente en el conducto auditivo externo sea compensada con la entrada de agua. El resultado final es una pequeña cavidad de aire (entre la capucha que selló el oído y el tímpano) que no puede ser compensada ante los cambios de presión y que al descender succiona la membrana timpánica, abombándola hacia afuera. Este es el mismo mecanismo por el cual los tapones para los oídos están contraindicados para la práctica del buceo.

Una de las soluciones más sencillas para esto consiste en insertar un dedo debajo de la capucha cerca de la oreja, lo que permitirá que el agua se mueva con más facilidad. Otra solución que algunos buzos deciden implementar es cortar un orificio desde el interior de la capucha a la altura del conducto auditivo, perforando el forro interno y el neopreno, pero dejando la cobertura de lycra externa intacta. Este pequeño orificio evitará que la capucha selle excesivamente el conducto auditivo externo.

— Marty McCafferty, EMT-P, DMT

P: en unas semanas me embarcaré en mi primer viaje de buceo en una embarcación de vida a bordo. Varios de mis amigos que ya han viajado en muchas oportunidades en este tipo de embarcaciones me sugirieron que use un somnífero (zolpidem o zopiclona) ya que dicen que el viaje y el entorno pueden afectar los patrones de sueño normales. Me gustaría utilizarlos para poder dormir bien, pero ¿es seguro su uso en un contexto de buceo frecuente?
R: ambos medicamentos parecen ser menos problemáticos para la mayoría de las personas que otros fármacos hipnóticos o sedantes. No obstante, no están exentos de riesgos. Tanto estudios clínicos como informes de campo han demostrado que el uso incorrecto de estos medicamentos puede perjudicar la capacidad de una persona de conducir un automóvil. Las habilidades físicas y cognitivas necesarias para bucear son muy similares a las demandas que supone conducir un vehículo, por lo que es razonable trazar un paralelismo entre ambas actividades. Para reducir el riesgo de disfunción, es importante tomar cualquiera de los medicamentos según lo indicado por un médico. El medicamento debe tomarse justo antes de acostarse para disfrutar de una noche de ocho horas de sueño.

Los cambios en el huso horario pueden afectar los ritmos circadianos y tomar medidas para adaptarse a ello puede ayudar a evitar trastornos del sueño. Para muchos buzos el entorno activo favorece enormemente el sueño y se sorprenden gratamente con su capacidad para dormir bien al final de un agitado día de buceo.

Es importante que hable sobre el uso de estos medicamentos con su médico a fin de determinar si son apropiados para usted, especialmente si toma otros medicamentos o tiene condiciones médicas como por ejemplo apnea del sueño. También es importante probar el medicamento con mucha anticipación antes del viaje de buceo para evaluar los efectos y cualquier trastorno potencial en un entorno seguro y familiar.

Otro factor importante que debe considerarse es que uno de los medicamentos que mencionó tarda menos tiempo que el otro en ser eliminado por el cuerpo. Esto no impide el uso de cualquiera de ellos, pero dependiendo de su sensibilidad el medicamento de acción más rápida tal vez sea la opción más prudente. Además, existe evidencia clínica que indica que las personas de 65 años de edad o más pueden tardar más tiempo en eliminar el medicamento del cuerpo. Si por la mañana se levanta completamente alerta y en perfectas condiciones después de haber usado el medicamento, debería poder bucear sin problemas. Para ello, tanto usted como su compañero de buceo deberán realizar una evaluación sumamente rigurosa; la mayoría de los medicamentos tienen efectos secundarios infrecuentes y es importante determinar si el suyo es uno de los casos poco frecuentes.

— Marty McCafferty, EMT-P, DMT

P: mis amigos y yo nos turnamos todos los fines de semana para bucear en naufragios. La persona que ese fin de semana es responsable de amarrarnos a los naufragios realiza dos buceos por naufragio (uno para amarrar el barco y otro para liberarlo) en dos naufragios, ambos a unos 30 metros (100 pies) de profundidad. Cada uno de los cuatro buceos tiene una duración de un poco más de cinco minutos y todos los intervalos de superficie duran aproximadamente una hora. La persona que nos amarra al naufragio nunca participa de los otros buceos y se queda pescando o bronceándose mientras los otros bucean. Utilizamos una velocidad de ascenso de 18 metros (60 pies) por minuto. ¿Es necesario realizar paradas de seguridad para esos buceos cortos que se realizan para amarrar y desamarrar el bote?
R: los buceos rápidos para amarrarse a un naufragio no deberían aportar una carga de gas inerte significativa a los tejidos largos o incluso los intermedios. No obstante, los tejidos cortos sí pueden recibir una cargar de gas significativa, sobre todo si se considera la profundidad y la intensidad del esfuerzo físico necesario, que pueden ser considerables en estos buceos. Incorporar paradas breves puede contribuir a la seguridad de dos maneras: primero, mediante la reducción de la velocidad de ascenso en previsión de la parada, y segundo, con el tiempo de parada adicional para lograr un equilibrio.

Hace varios años, DAN llevó a cabo un estudio sobre velocidades de ascenso que debió ser suspendido antes de lo previsto debido a un arrollador aumento del riesgo relacionado con las altas velocidades de ascenso. Le sorprendería saber que 18 metros (60 pies) por minuto fue la velocidad "rápida". Dicho esto, es importante destacar que una velocidad uniformemente lenta también puede ser contraproducente ya que esto puede prolongar la carga de gas inerte en la fase más profunda del buceo.

Una estrategia que considera el cambio de presión relativa sería mantener un ascenso estándar a lo largo de un poco menos de la primera mitad de la reducción de presión (del ascenso) y luego reducir la velocidad progresivamente hasta el momento en que se deba realizar una parada a poca profundidad para beneficiar a los tejidos más cortos (los pulmones, la sangre y luego el cerebro). Por ejemplo, la profundidad con la mitad de presión de 30 metros (100 pies) es de 10 metros (33 pies). Esta podría ser una estrategia razonable para comenzar a reducir la velocidad de ascenso a aproximadamente los 12 metros (40 pies) y ascender cada vez más lento hasta detenerse a unos 4,5 metros (15 pies). No hay ningún número mágico para la mejor duración de una parada. Un minuto podría estar bien para un buceo corto y sin esfuerzo; dos a tres minutos (o más) podría ser razonable si el buceo supone un mayor esfuerzo. Es importante tener presente que las paradas de seguridad proporcionan un soporte adicional (conservadurismo) en la exposición. No realizarlas no garantiza un mal resultado. Al mismo tiempo, el hecho de que no haya ningún problema después de pasar por alto una parada no significa que esa parada no tiene valor. Se considera que un buceador tiene una actitud pro-seguridad cuando incorpora factores de seguridad en la medida de lo posible a fin de incrementar las probabilidades de obtener un resultado exitoso.

Entender la importancia del cambio de presión relativa es importante para manejar el estrés descompresivo. Emprender todo ascenso de manera reflexiva y consciente, ya sea después de un buceo largo o uno corto, es un muy buen seguro, y el más económico. El solo hecho de que se haya formulado esa pregunta habla muy bien de usted.

— Neal W. Pollock, Ph.D.

P: soy una ávida buceadora y cazadora submarina. Estoy embarazada y, como era de esperar, mi médico me dijo que no debería bucear. Pero me sorprendió cuando me dijo que tampoco debía practicar buceo en apnea. ¿Tiene esto alguna lógica o simplemente está siendo excesivamente precavido?
R: las consideraciones éticas han limitado tanto el alcance como la cantidad de estudios sobre el embarazo y el buceo (buceo en apnea y con aire comprimido). La mayor parte de la bibliografía que está disponible es estrictamente anecdótica o consiste en datos recopilados después del parto. En el libro Women and Pressure: Diving and Altitude (La mujer y la presión: el buceo y la altitud) (de la Dra. Caroline E. Fife y Marguerite St. Leger Dowse, eds., Best Publishing, 2010). La Dra. Maida Beth Taylor cita un cuestionario retrospectivo que mostró altos índices de bajo peso al nacer, defectos de nacimiento, dificultades respiratorias neonatales y otros problemas relacionados con el buceo durante el embarazo. Estos datos son limitados pero suficientes como para que los profesionales médicos recomienden no practicar buceo durante el embarazo o el período durante el que se intenta concebir.

Los datos existentes sobre el buceo en apnea y el embarazo son incluso más limitados. La mayor parte de la evidencia sobre el buceo en apnea y el embarazo proviene de las buceadoras Ama de Japón y Corea. Estas buceadoras son admiradas por su destreza en el buceo y la tradición Ama se remonta a miles de años. Muchas de estas buceadoras continúan buceando durante todo el embarazo, aunque modifican sus perfiles a medida que la gestación avanza. Si bien es posible que las buceadoras Ama continúen buceando hasta el día del parto, normalmente se quedan cerca de la costa en las etapas más avanzadas del embarazo. Algunas de ellas optan por no bucear durante el embarazo.

Taylor afirma que al practicar buceo en apnea existe un riesgo teórico, aunque a veces real, de sufrir una enfermedad por descompresión. No obstante, este riesgo generalmente está relacionado con el buceo en apnea extremo como el que practican las buceadoras Ama. No se han registrado efectos adversos en los bebés de estas buceadoras. Sin embargo, la naturaleza introspectiva de estas comunidades de buceo tradicionales asiáticas dificulta la recopilación de datos y es posible que las buceadoras sean reacias a visitar centros médicos.

Taylor deja en claro que es razonable que las mujeres embarazadas practiquen buceo en apnea pero que esto no debe ser considerado como una forma de ejercicio saludable ni para ellas ni para el feto. La Dra. considera que si el buceo en apnea es una ocupación regular tal vez sea seguro continuar con esta práctica siempre que el aumento de peso y los otros signos de un embarazo normal avancen de manera apropiada. Si los parámetros maternos disminuyen, se indica la práctica de una actividad menos extenuante. En definitiva, la decisión es de la mujer y debe tomarla junto con su médico. También se puede consultar al personal médico de DAN.

— Lana Sorrell, EMT, DMT

© Alert Diver — 1er Trimestre 2014


Other From the Medical Line FAQs